Intercambio escolar: Como no lo he hecho en mi país no me ocurrirá nada.

1 de julio de 2019

Muchos son los padres que desconocen las responsabilidades que se derivan en caso que sus hijos cometan un delito en el país donde realizan su aprendizaje en los intercambios escolares, familias de acogida, etc. Pero para más agravante, muchísimos son los hijos que creen que, por ser menores no pueden ser “condenados o castigados judicialmente” o “como no lo he hecho en mi país, no me ocurrirá nada”. Y este es el gran error de nuestra sociedad, no concienciarles de lo que supone un robo, pinchar una rueda, difundir imágenes de un amigo por redes sociales sin su consentimiento, acosar o vender marihuana sin aparente importancia, entre otras tantas acciones como el simple hecho de permitir, como espectador, estas malas obras.

Así como en España, la Ley establece y fija en 14 años la edad para exigir responsabilidades penales, no es así en otros países como en Suiza son 7 años mientras que en Bélgica son 18 años. En nuestro país y teniendo en cuenta los perfiles sensibles de los menores, se activan protocolos previos a judicializar el caso, como la mediación con diferencia de otros, como Italia o Francia, donde se aplica las mismas medidas y penas que a los propios adultos, aunque se tiene en cuenta una atenuación por ser menor.

En Inglaterra, la edad mínima está fijada entre los 10 y los 17 años. El Tribunal de Menores inglés es semejante al sistema alemán, por lo que entre los 10 y 14 años se consideran niños, 15 y 16 años son jóvenes y entre 17 y 20 años son cuasi adultos. En la mayoría de casos, hay que demostrar que los menores eran conscientes de que estaban obran mal.

Así como hemos indicado que la edad media de responsabilidad penal en Europa son los 14 años, llegamos a los EEUU y ya depende de cada Estado, recordando que es el único país del mundo donde se condena a prisión a los menores igual que a los adultos. A modo de ejemplo, Christian Fernández se convirtió en 2011, con 12 años, en el preso más joven de EEUU tras matar a su hermano de dos años.

En consecuencia, el estado de  Carolina del Norte fija la edad mínima en 7 años mientras que en Wisconsin la determina en la más alta, 10 años.

Por último, otro destino común donde los padres deciden establecer sus hijos en familias de acogida, es Canadá. La Ley sobre el sistema de justicia penal para los adolescentes es la ley federal que rige el sisteme de justicia juvenil en Canadá y se aplica a los adolescentes de 12 a 17 años.

En conclusión, a todos los padres lectores, deben saber y transmitir a sus hijos de la seriedad en sus actos ya que, un simple robo o fechoría que les puede resultar cómico, la broma resultará muy cara para sus hijos pero también a Vdes. como padres ya que, serán responsables directos en reparar e indemnizar el daño que cometan sus hijos. El castigo será para ellos pero la responsabilidad económica serán condenados los padres. Por tanto, especial atención con las estancias internacionales de sus hijos.

 

Si estás en una situación complicada y necesitas la ayuda de un profesional, contacta con nosotros para que podamos asesorarte personalmente sobre tu caso.

Puedes llamarnos al 937 933 408 o solicitar una visita


Contacta con nosotros.

aviso legal

Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios